Prórroga de un contrato de alquiler

Prórroga de un contrato de alquiler

Contrato nuevo o prorroga

La pregunta que hoy se hacen los propietarios en general, es si conviene más hacer un contrato de alquiler nuevo o una prórroga, y la respuesta de sentido común en la Argentina de hoy donde la inflación anual es de 3 dígitos, es muy desventajoso hacer un contrato bajo esta legislación donde no permite incrementar el valor locativo durante un año, y es por ese motivo que los propietarios está haciendo prorrogas a la espera de una legislación nueva.

En el mercado inmobiliario argentino actual (agosto 2023), la prórroga de un contrato de alquiler se ha convertido en una práctica común debido a la escasez de oferta y a la vigencia de la Ley 27.551, que establece nuevas regulaciones, en teoría, para proteger los derechos de los inquilinos en Argentina. En este artículo, exploraremos los aspectos más relevantes de la prórroga de un contrato de alquiler de acuerdo a esta ley, así como las dudas y reclamos que puedan surgir en relación a su aplicación.

Duración de la prórroga y ajuste de precios

Por lo general el período de prorroga se hacen por 3 o 6 meses, pero en algunos casos la prórroga de un contrato de alquiler puede extenderse por un año. Es importante destacar que para ese nuevo período se pacta un nuevo valor de alquiler y durante todo el período de prórroga no se puede ajustar el precio del alquiler.

Gastos administrativos y comisiones inmobiliarias

En cuanto a los gastos administrativos, existen diferencias entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y la provincia de Buenos Aires. En CABA, la comisión inmobiliaria es pagada por el propietario, y el inquilino no debe abonar ninguna comisión (Ley 5859). Por otro lado, en la provincia de Buenos Aires, el inquilino es quien paga la comisión inmobiliaria.

Perspectivas y necesidades de cambio

Los inquilinos han manifestado su preocupación por la falta de oferta en el mercado inmobiliario. Para revertir esta situación, no hay otra opción que la modificación de la ley actual y algunas propuestas estudian la posibilidad de exenciones impositivas por 10 años como incentivo para que los propietarios destinen sus inmuebles al alquiler. Además, es necesario facilitar el acceso al crédito hipotecario para fomentar la compra de viviendas, claro que para ello es necesario en primer lugar bajar la inflación.

Conclusión:

La prórroga de un contrato de alquiler, en virtud de la Ley 27.551, es una opción común en el mercado inmobiliario actual. La estabilidad de precios durante el período de prórroga y la distribución de los gastos administrativos varían según la ubicación. A pesar de las prórrogas, persiste la escasez de oferta, generando un panorama complicado en el que los reclamos y dudas de los inquilinos se centran en los aumentos de precios. Para mejorar la situación, se requieren cambios en la legislación, como exenciones impositivas y acceso al crédito hipotecario, para atraer a los propietarios y aumentar la oferta en el mercado inmobiliario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − once =